Cara a cara con Sydney

Pura luz. Igual me tenté y abrí la ventanilla varias veces durante esas 14 horas de viaje. Quedé ciega por varios minutos y además recibí miradas de odio puro de parte de los pasajeros dormilones. Quizás me lo merecía, quizás no, pero no podía evitarlo: frente a mi estaba la pantalla indicando en qué punto de la ruta estábamos y yo no podía dejar de creer que tal vez, con un poco de suerte, iba a poder ver la Antártica.

Continue reading “Cara a cara con Sydney”

Blog at WordPress.com.

Up ↑