En esa Cuba que tanto escuché

Viajar es un deseo de todos. Trescientos cuarenta y nueve días trabajando, para lograr los tan ansiados quince días hábiles de libertad, sol, playa, montaña, libro, fiesta, alcohol, reposo. Vacaciones. Elegir dónde es enfrascarse en una aventura: qué lugar va a merecer toda esa plata que ahorré día tras día, noche tras noche y un ocasional fin de semana. El caribe siempre está en la mira. Sus playas, su gente, su fruta, su ritmo. Es de locos no querer ir, pero, PERO, hay un lugar al que no se va. Y al que se va harto al mismo tiempo. Es un destino que produce amor, que produce rechazo. Un destino bipolar. El top ten de unos, el por siempre desechado de otros. Y sí, me refiero a las tierras del popular señor Fidel.

Continue reading “En esa Cuba que tanto escuché”

Advertisements

Blog at WordPress.com.

Up ↑