La dulce tortura de los 25

“Ay, la mina llorona”, me dirán algunos. “Si tenís 25 recién”. Voy a afirmar algo desde la experiencia: esta es la PEOR edad. Aún no tengo 26, ni 27, ni 30, ni 40, pero mi alma me dice que no hay nada peor que los VEINTICINCO.


Los veinticinco son como un barco que recién empieza a tomar vuelo, y sientes emoción, terror, esperanza, optimismo, desilusión…o sea TODO. Sientes de todo y TODO el rato. Es una edad en la que ya empiezas a formar tu camino, te titulaste (si no, ejem, apúrate), estás en tu primera o empezando tu segunda pega, quizás te fuiste de viaje, quizás estás pensando en hacerlo…

Tienes todo el mundo a tus pies, esperándote a que decidas qué hacer, cómo hacerlo, con quién hacerlo.

Este es el momento de crear, de arriesgarte con algo, de estabilizarte, de ahorrar, de gastar…¡Por la cresta, son demasiadas opciones!

Me mareo. 

Lo laboral. Tienes pega. Si tienes suerte tienes una pega que te gusta. Te proyectas. Te dices que es hora de crecer, de estabilizarte. Te imaginas en cinco años más con tu vida equilibrada: tu depto, esa decoración que siempre quisiste, tu cama tamaño mega hiper king, tu perro que por fin puedes tener porque en tu casa no te dejaban. Tu vida. Tu ritmo. Todo gracias a…tu trabajo. La sociedad y tus papás te felicitan.

Tus viajes. ¿Y si esta es MI edad? ¿Y si después no puedo?. A los veinticinco te sientes libre de alguna manera: no tienes casa, hijos. No tienes “responsabilidades”, como dicen los adultos. Puedes pescar tus cosas y no solo irte de vacaciones, sino viajar. Irte. Irte por meses, por años. Recorrer, trabajar por la vida, vivir al límite, vivir sin nada, darlo todo. Es hermoso saber que esta posibilidad siempre está allí, como acechándote. Pero a la vez la odias, porque está tan cerca, pero a la vez implica un montón de cosas, temores que quién sabe si son reales, o te los infundió la sociedad para estructurarte, o tus papás para no ser ese hijo cacho que hay que mantener toda la vida porque nunca se quiso estabilizar.

A los veinticinco puedes estar en panoramas MUY distintos, dependiendo de tu opción. El amor es una gran determinante en esta etapa…¿o no?. ¿Tengo pololo? ¿Pero…y no es hora de tener un pololo entonces? ¿Tengo que buscar a alguien más serio? ¿o aún puedo hacerme la loquilla y seguir “experimentando para que cuando aparezca el correcto lo sepa reconocer”?

¿Debería ahorrar para irme a vivir con mi pololo?
¿Debería salir solo con quien creo será una pareja estable, con futuro?
¿Debería darme chipe libre un par de años más?
¿Dios, debería pensar que quizás de aquí a tres años voy a estar diciéndole “sí” a un humano del registro civil?

Tengo de todo a mi alrededor: desde mis mejores amigas que ya están con fecha para su matrimonio (las amo), conocidos que están dándolo todo por allá lejos, bien lejos, otros muy felices con sus trabajos y con grandes planes de éxito laboral, otros que no están ni allí, que siguen indecisos, haciendo cursos, quizás pensando en seguir otro camino…

Voy a esto: puedes estar casado, con algún hijo, puedes estar mega hiper soltero, puedes estar cesante, puedes estar con la tremenda pega, puedes estar en el Himalaya, puedes estar viviendo solo o con tus papás.

Es como haz todo, haz nada. 

Los veinticinco son hermosos, indecisos, impredecibles y por sobre todo, son tuyos. Y por un año entero.

Mi única certeza, es que a esta edad, NADA, pero NADA, puede ser un error.

Por que al final son solo veinticinco años. 

(Escrito originalmente en mi blog www.momentodecuentos.blogspot.com, 2015)
Advertisements

One thought on “La dulce tortura de los 25

Add yours

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: