Viajo sola y déjenme en paz

Cada día leo más artículos sobre viajar solo. Mejor dicho, viajar SOLAS. Mujeres SOLAS. Nos inspiramos, nos invitamos, nos aconsejamos en los grupos en Facebook, por el WhatsApp, cara a cara. En un momento pensé: “Bueno ya está. Ya no es tema. Se volvió algo normal”.

Error.

Continue reading “Viajo sola y déjenme en paz”

Advertisements

Mi bella, loca y estúpida Praga

Estoy aburrida de escuchar “es que es la ciudad más linda de Europa”, “es que acá está la mejor cerveza”, “es que te vas a enamorar de este lugar”, “es patrimonio de la UNESCO”. Parece que todo es lindo, todo es encantador y todo es patrimonio. Y Praga tiene la mitad de la sección en esta librería. Es como ese hombre encantador, sabroso, que ha sido probado una, otra y otra vez. El “viajero” actual trata de huir de este tipo de destinos porque está lleno de “turistas” (como si uno no lo fuera). Persigue esa colina abandonada que no aparece en TripAdvisor, que no tiene souvenirs ni selfie stick. Praga es el némesis de lo exclusivo, único, nuevo.

Y a quién le importa.

A Praga la vería mil veces más.

Continue reading “Mi bella, loca y estúpida Praga”

Working Holiday Alemania: ¿es para mi?

Alemania. Alemania. Alemania. Repito el nombre de este país en mi cabeza y pienso: “en qué momento me vine para acá”. Y es que nunca estuvo en mis planes; ni siquiera había un bosquejo de el en mi Bucket List. El 2013, cuando vine por un mes a Europa, me lo salté y sin culpas. No es que no me interesara, pero no lo tenía ni en mi mapa, mente o corazón. Perdóname, Alemania.

Entonces, ¿por qué terminé acá?

Continue reading “Working Holiday Alemania: ¿es para mi?”

De verdad me fui

Estoy sentada en el asiento 96 de un tren que va a Núremberg. Antes de eso pasé casi dos horas y media en el asiento 16 A de un avión de Iberia que llegó a Múnich, lugar al cual aterricé después de deambular casi 7 horas en la Terminal 4 del aeropuerto de Madrid, primera parada que tuve tras unas 12 horas de viaje desde Chile en uno de esos asientos donde te hacen “leer” un folleto que debiese dejarte adiestrada en el arte de abrir la compuerta en el caso de que por esas cosas de la vida hubiese un aterrizaje forzoso y uno tuviese chances de salir ileso. A cambio te dan más espacio para tus pies.

Continue reading “De verdad me fui”

Blog at WordPress.com.

Up ↑